Alejandro Rodrigo

Mi hijo es nini, ¿qué puedo hacer?

Antes de empezar a desarrollar esta cuestión tan importante se antoja obligatorio especificar qué significado el juego de palabras “nini”, es decir, ¿qué quiere decir la frase mi hijo es nini?

Este acrónimo se compone por la repetición de la palabra monosilábica “ni” en una frase que, desgraciadamente, se empezó a hacer popular unos años atrás debido a la inactividad tanto académica como formativa de determinados hijos, “ni estudia, ni trabaja”.

Como se puede entender ahora la frase mi hijo es nini lo que realmente quiere decir es que hay una persona que tiene un hijo que ni estudia ni trabaja.

Una vez entendido entonces el acrónimo lo primero que se le viene a la cabeza de cualquier persona que la escucha o la lee es la siguiente pregunta: “Entonces, ¿a qué se dedica? ¿qué es lo que hace en su día a día?

Exacto, es incomprensible qué puede hacer una persona que ni trabaja ni estudia. ¿Qué puedo hacer su mi hijo es nini?

Fijémonos, que si nos estuviéramos refiriendo a una persona que es rica, es decir, que financieramente tiene su vida solucionada, entonces podríamos entender y envidiar en un punto que esa persona no hiciera nada, es decir, que ni estudiara ni trabajara. Sin embargo, te animo a que pienses en cualquier persona rica que conozcas o que te imagines a una persona que tiene su vida absolutamente solucionada desde un punto de vista económico, te animo a que observes qué hace en su día a día. Es cierto que quizás no tenga el estrés diario de despertarse e ir corriendo con el desayuno, los niños, llegar al colegio y entrar en el trabajo dos minutos tarde. Probablemente lleven otro nivel de vida, pero lo que es muy cierto es que esos ricos sobre los que estamos fantaseando paradójicamente no paran de hacer cosas, por lo tanto sus padres no podrían realmente enunciar la frase de mi hijo es nini.

Efectivamente, su rutina diaria no supone soportar tremendos niveles de cortisol, pero la realidad es que no se parecen en nada a esos chicos de los que sus padres dirían la frase de mi hijo es nini. Si nos paramos a analizar la vida de cualquiera de estos ricos, la realidad es que no están encerrados en su habitación, tirados sobre la cama y con el móvil a pocos centímetros de los ojos, así, hora tras hora. No, más bien es todo lo contrario, no hablemos ya de las personas ricas, sino de las personas de un desarrollo holgado o cómodo financieramente, esas personas normalmente son muy activas, lo común es que trabajan y además son capaces de realizar otro montón de tareas, de responsabilidades y hasta de ocio. No, mi hijo es nini no encaja aquí.

Mi hijo es nini es algo mucho más complejo.

mi hijo es nini

Sin embargo, lo curioso del asunto es que, si una persona con el futuro asegurado se quedara en su habitación y no hiciera nada más que eso, entonces igualmente las personas que le quieren y que le aman estarían muy preocupadas. Por supuesto, que la preocupación que se puede tener por una persona que tiene la vida solucionada no es lo mismo que por otra que no tiene nada, pero en el fondo, la base es la misma y es que la gente que le quiere estaría preocupada porque un ser humano que parece una ameba…empieza a dejar de parecer un ser humano. Y en ese deterioro, en esa transformación o metamorfosis kafkiana, hay un gran hundimiento y sufrimiento tanto por la persona que en pleno proceso de deterioro como por sus seres queridos.

Bien, ¿por qué una introducción tan larga a un tema tan sencillo como el de mi hijo es nini? La introducción de hecho es más bien corta y es que, podrás encontrar mil y una pautas o recomendaciones en un montón de escritos y de contenido, como que no hay que darle dinero o que hay establecer una comunicación fluida o que hay que empatizar con él o con ella. Todas esas orientaciones pudieran ser válidas para unos casos, pero es posible que para otros no sean válidas, sino que precisamente fueran todo lo contrario, muy perjudiciales.

A continuación, viene el desarrollo de la explicación de por qué no se puede actuar por igual en el caso de una madre o un padre que expresen la frase de mi hijo es nini.

En mi experiencia siempre, siempre y siempre sin excepción los chicos y chicas que más felices he visto son los que tenían un desarrollo académico o profesional positivo. Pero, con mucha distancia cuando uno de esos chicos o chicas estaba trabajando y estudiando a la vez lo que pasaba es que su mirada irradiaba luz. Todos tenían una mirada poderosa.

portada de verdad

Por el contrario, cuando una madre, un padre o un familiar acudían a despacho y uno de los primeros problemas que ponían encima de la mesa era que mi hijo es nini, lo que ocurrían inmediatamente es que ese chico o chica se esforzaban por parecer que era una decisión tomada voluntariamente. Es decir, que era la decisión de ese chico o de esa chica. Es en ese momento de aparente deseo de estar desocupado y de vivir con un marqués en casa de papá o de mamá, cuando la frustración y la rabia empezaba a dominar el clima de la familia.

Y es en este momento, cunado una madre sabe que mi hijo es nini y cuando ve que el hijo está disfrutando de esa dinámica es cuando los papeles se distorsionan, cuando se confunde la realidad de la situación. Esta confusión es una de las tareas inconscientes más importantes que cualquier joven en esta situación persigue. Es decir, de manera muy inconsciente un joven que está en casa y que no trabaja ni estudia, lo que pretende es parecer que es decisión suya. Que él quiere estar así.

Pero sin lugar a duda esta es la gran mentira.

La frase de mi hijo es nini debe ser traducida en la gran inmensa de las casuísticas por la de mi hijo es nini, pero él realmente no quiere estar así, lo que le ocurre es que no sabe cómo salir de esta dinámica y nosotros como padres intentamos todas las estrategias, pero ninguna funciona, precisamente porque no es capaz de asumir que está hundido en un pozo. No hay luz, no la ve, a pesar de que simule estar contento con su decisión. En el fondo, está destrozado y aunque parezca que se ríe con sus amigos, la realidad es que mi hijo es nini, pero se avergüenza de serlo.

Por si acaso todavía tienes dudas de esta hipótesis que acabo de compartir contigo, te cuento un secreto que la sustenta. La veracidad de la hipótesis. Desde 2005 trabajo con jóvenes en riesgo de exclusión social para (en última instancia) el Juzgado de Menores de Madrid y los últimos casi diez años me dedico a la intervención educativa desde el ámbito privado. No son ideas mías basadas en esta experiencia profesional, sino que son las propias palabras de esos adolescentes las que he compartido contigo en este escrito. Es decir, son ellos los que reiterativamente me dicen en despacho que cuando estaban sin hacer nada, en realidad se sentían una mierda. Que sí, que las primeras semanas fueron muy divertidas, pero cuando todo el mundo está trabajando o estudiando y no puedes quedar con nadie un martes por la mañana, solo con los mismos de siempre que están en la misma situación que tú, entonces todo empieza a volverse gris y son ellos mismos los que asumen que sabían que estaban hundidos pero que no tenían fuerzas para intentar nada bueno. Les he preguntado cientos de veces a estos mismos chicos y chicas qué creen que serían las mejores ideas que ellos ahora podrían compartir con las madres y padres que dicen esta frase de mi hijo es nini y en la gran mayoría existe coincidencia en estas ideas básicas.

Todas son de ellos y comentadas en despacho, yo lo único que he hecho es traducirlas aquí para todos nosotros. Ojalá te resulten interesantes y útiles.

Ideas para ayudar a una madre que dice mi hijo es nini:

  1. Lo primero que hay que tener en cuenta es que por supuesto que sí querrían estar estudiando y trabajando.
  2. Siempre se empieza a ser un nini por la parte académica, así que pon todos tus esfuerzos en que continúe sus estudios.
  3. Si no puede continuarlos entonces céntrate en ponerle a estudiar algo de carácter privado y presencial.
  4. Aleja a tu hijo de cualquier actividad online, lo más importante es que salga de su habitación.
  5. No le juzgues negativamente, cada uno de los comentarios despectivos que pueda recibir será guardado por él en el baúl del rencor. No ayuda.
  6. No pierdas la firmeza ni la contundencia y esto no está reñido con el anterior punto. Firmeza y contundencia.
  7. Lo que necesita es experiencias de éxito. Por ejemplo, ponerle a trabajar en el restaurante de su tío, sin contrato, da igual, lo importante es que empiece ya.
  8. La idea de trabajos o actividades a largo plazo le suponen un muro que subir y sin cuerda, es imposible. Es una mucho mejor estrategia comenzar por tiempos supra pequeños. A trabajar un día solo.
  9. Quítale el porro de la boca. En un nini, los porros están terminante prohibidos, el THC es el peor aliado de tu hijo en estos momentos.
  10. Busca figuras fuera de la unidad familiar que hablen con él, porque a vosotros va a ser difícil que os escuche.
  11. Busca ya y pronto ayuda profesional externa
  12. No es lo mismo mi hijo es nini desde hace una semana que mi hijo es nini desde hace dos años. Los tiempos importan en estas situaciones.
  13. La solución no está en tu hijo, él no podrá encontrarla por sí solo, necesita ayuda externa.
  14. No es un vago, está deprimido.
  15. No te olvides del humor y aléjate del sarcasmo en estos casos.
  16. No se trata de proponerle nada, se trata de hacer, de llevarle, porque de lo contrario siempre dirá no.
  17. No le compares con otros, solo se hundirá más y más.
  18. Vigila su salud física
  19. Vigila su aseo
  20. Bajo ningún concepto dejes que viva de noche. Los ritmos circadianos son importantes.
  21. No hay nada más urgente ahora mismo en vuestra familia que esta situación.
  22. El grupo es capaz de modificar a los individuos, no te quedes solo en vosotros como padres, utiliza y pide ayuda a toda la familia extensa.

En ningún lado en ningún momento, a 18 de febrero de 2024

Dedicado a todos los chicos y chicas que estudian y trabajan a la vez

Recomendación: Communication Breakdown, Led Zeppelin.

Scroll al inicio

Suscríbete a mi newsletter, te enviaré las novedades para que no pierdas detalle de todo el contenido

Suscríbete a mi newsletter, te enviaré las novedades para que no pierdas detalle de todo el contenido.