Alejandro Rodrigo

Llamar a la policía por un hijo adolescente. 6 claves a tener en cuenta

Desde que empecé a trabajar con familias y con sus hijos adolescentes en 2005 esta es una de las preguntas más comunes en intervención. Llamar a la policía por un hijo adolescente es una cuestión muy compleja de preguntar porque siempre conlleva un alto nivel de desesperación y de vergüenza en ocasiones, pero la realidad es que es una duda muy importante.

Conocer la diferencia entre cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente y cuándo no debo hacerlo es un conocimiento fundamental a la hora de saber gestionar situaciones complejas en casa.

llamar a la policia por un hijo adolescentes

Hay tantos beneficios como perjuicios si no sabemos diferenciar el momento justo de cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente.

A continuación, quiero compartir contigo una guía muy básica y clara para saber cuándo sí y cuándo no deberíamos llevar a cabo esta acción. Sin lugar a duda, una decisión vital para nuestra convivencia y dinámica familiar.

Pero, una vez más, al igual que en la totalidad de las publicaciones recogidas en este blog, no se trata de exponer simplemente mis sensaciones u opiniones, porque si queremos dar repuesta a esta pregunta de tan alto calado, cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente, no debería haber lugar para información no técnica o incluso que sea fruto simplemente de una opinión fundada en lecturas o en criterios ajenos. Ser capaces de distinguir la información de calidad será clave en este sentido y en esta tan crítica decisión.

Desde el 2005 llevo vinculado al ámbito de las medidas judiciales en menores de edad y desde 2008 hasta 2020 estuve especializado y dedicado en cuerpo y alma a mi labor como Técnico de Libertad Vigilada en exclusiva para delitos asociados al Maltrato Intrafamiliar Ascendente, en última instancia para el Juzgado de Menores de Madrid. En esta etapa y en mi actual etapa como orientador de familias que están atravesando dinámicas complejas y que quieren realizar un importante ejercicio de prevención, siempre la cuestión de cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente ha sido una parte central a la hora de la resolución de conflictos dentro del núcleo familiar.

Por lo tanto, en base a la experiencia de casi veinte años de dedicación profesional, vamos a analizar de manera esquemática cuándo sí y cuándo no. Por supuesto que siempre existen las excepciones, es decir, esas ocasiones en las que a pesar de que la norma o la regla o orientación sea muy clara, pero que precisamente existan esas ocasiones de índole innegociable o de fuerza mayor que justifiquen no seguir la orientación. Estas excepciones, de hecho, lo que hacen es confirmar la regla y quedan siempre al criterio del adulto responsable, pero claro, si no conocemos bien de antemano las reglas o las pautas no podremos entonces encontrar el criterio propio que nos ayude a discernir si nos encontramos ante una excepción o no.

Respuestas Afirmativas para la pregunta de cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente

PRIMERA: Siempre que un hijo menor de edad, es decir, menor de 18 años haya desparecido y lleve al menos 24 horas sin haber emitido ninguna señal de comunicación, debemos ponernos en contacto con las autoridades policiales para notificar esta situación.

SEGUNDA: Siempre que un hijo menor de edad nos cuente a nosotros como padres o responsables que ha sido víctima de cualquier tipo de falta o delito. Es decir, si crees que tu hijo o hija menor de edad ha podido ser víctima de una situación susceptible de ser reprochable judicialmente o si tu hijo te cuenta directamente la posibilidad de haberlo sido, tienes la responsabilidad de informar o compartir esta información con las autoridades policiales competentes.

TERCERA: Dentro del ámbito familiar existen un sinfín de situaciones en las que se antoja muy difícil y complicado encontrar dónde está la delgada línea que separa las conductas delictivas de las conductas que deben ser respondidas desde la actuación educativa de la familia. ¿Dónde está esa línea? La realidad es que es imposible dibujar esa línea de manera genérica porque es necesaria el estudio individualizado de cada caso. De este modo, por favor, si encuentras información donde te digan que tienes que llamar a la policía por una conducta de tu hijo ten en cuenta que pudiera estar incurriendo en un grave error ya que hay que analizar cada caso muy en individual. De hecho, quiero compartir contigo un secreto. En los procesos judiciales a menores de edad, al menos en España, la realidad es que tanto los Equipos Técnicos de Fiscalía como el Ministerio Fiscal como los Magistrados, lo que realizan en cada expediente es un estudio absolutamente minucioso de cada contexto personal de cada menor por el que se incoado un expediente. Esto quiere decir, que las decisiones que finalmente se adoptan se realizan desde la individualidad. No existe la regla genérica y común. Te propongo por lo tanto trasladar esta visión a cualquier conflicto que pueda surgir en casa y que, por favor, nadie te diga si tienes o no tienes que llamar a la policía sin haber antes analizado en profundidad vuestro caso. A modo de orientación, comparto contigo las siguientes respuestas afirmativas para cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente.

CUARTA: Si se da una circunstancia dentro del contexto familiar en el que el menor se expone a una situación de peligro para su salud o para su integridad. Sería conveniente en este sentido que puedas recordar la diferencia entre situaciones de riesgo y de peligro haciendo clic aquí para acceder a esa información.

QUINTA: Si se da una circunstancia dentro del contexto familiar en el que las acciones y conductas de nuestro hijo menor de edad estén causando daños o lesiones a otro menor en nuestro domicilio, entonces, por favor, sí a la pregunta de cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente.

SEXTA: Si se da una circunstancia dentro del contexto familiar en el que temamos por nuestra salud o integridad como padres. Ahí, el dilema de cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente también podría responderse afirmativamente.

Es decir, como has podido comprobar son situaciones en las que la pregunta de cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente tendrían una respuesta común en cuando la situación sea de carácter de extremo peligro o de emergencia.

Esto es así, porque una llamar a la policía por un hijo adolescente o llamar a los servicios de emergencias debe realizarse cuando se evidencia la necesidad de ayuda externa profesional y de urgencia para que nos puedan ayudar a todos. Es decir, a todos los miembros de la unidad familiar que estamos en una situación de potencial peligro.

Las respuestas negativas a la pregunta de cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente serían infinitas, porque hay un sinfín de situaciones en las que muchos padres y madres quieren o tienen la sensación de que la ayuda policial sería de gran ayuda y que, sin embargo, no están en el nivel de una situación de extrema gravedad.

Son situaciones tan comunes y también tan variopintas que no podrían recogerse en este breve texto. Como ayuda y como ejemplo de guía, comparto contigo aquí un enlace directo a el curso online el Método Concordia realizo un análisis en profundidad de los tres niveles de gravedad en los que podemos encontrarnos y que sirven de guía de aproximación para saber en qué situación nos encontramos.

En la situación de si puedo llamar a la policía por un hijo adolescente la realidad es que, si sabemos afinar la situación y entender que nos encontramos en una situación de emergencia la asistencia policial o, incluso, judicial será de un valor incalculable. Siempre con el espíritu de reeducación y de mínima intervención.

Si por el contrario estamos sopesando cuándo puedo llamar a la policía por un hijo adolescente y nos adelantamos (con toda nuestra buena intención) podría tener un efecto contraproducente.

¿Por qué? Porque es probable que los servicios policiales nos orienten y nos ayuden a entender que son otros agentes educativos o sociopsicológicos los que deberían actuar y, en ocasiones, el mensaje implícito que recibe nuestro hijo puede ser interpretado erróneamente. Me refiero a que desgraciadamente se “engrandezcan” porque evidencian que su madre o padre ha llamado a la policía y no les han hecho ni caso. “¿Veis? No era para tanto y encima me queríais denunciar”

Es una cuestión muy compleja y difícil de abordar desde la generalidad, por ello, aquella información soltada desde el escaparate de la globalidad y simplicidad no suele ayudar, sino que podría generar incluso información errónea. Por lo tanto, es imprescindible saber si debo o no llamar a la policía por un hijo adolescente.

Si estás en una situación desesperada en la que te planteas llamar a la policía por un hijo adolescente en casa o si la situación empieza a desbordarse te animo a que agotes todos los recursos y estrategias educativas de las que dispongas, si se mantiene el nivel o si se incrementa te animo a que solicites ayuda y atención a todas las entidades y agentes psico-sociales que conozcas, si persiste la situación y si estás dentro de los supuestos anteriormente indicados, entonces sí, por favor reclama ayuda de emergencia, pero me gustaría aportar una estrategia que siempre ha resultado muy productiva, empieza por llamar a los servicios sanitarios por un “claro descontrol emocional en el domicilio que está poniendo en situación de peligro a los familiares”. Con probabilidad vendrán acompañados de las autoridades policiales, pero tu llamada habrá sido a los servicios sanitarios y eso…marca muchas diferencias.

Llamar a la policía por un hijo adolescente o guardia civil, siempre debería ser el último paso.
Pero si hemos llegado a ese último paso y no lo damos, podría ser una negligencia.

En España:


112 Servicios de Emergencias Sanitarias
091 Policía Nacional
062 Guardia Civil

Desde una cabina de teléfonos, a 31 de marzo de 2024

Dedicado a todos los profesionales de emergencias que siguen ayudando a tantas familias en situación críticas

Recomendación musical: Help, The Beatles

Scroll al inicio

Suscríbete a mi newsletter, te enviaré las novedades para que no pierdas detalle de todo el contenido

Suscríbete a mi newsletter, te enviaré las novedades para que no pierdas detalle de todo el contenido.