Alejandro Rodrigo

Construir una relación de confianza con un hijo adolescente

Si tuviéramos que elegir entre una sola de las cien mil estrategias posibles para construir una relación de confianza con un hijo adolescente siempre sería la misma. La presencia.

Puede sonar banal o ventajista, puede ser que pienses que eso ya lo sabes, sin embargo, lo que pueda que no esté tan claro es lo que ocurre cuando un hijo se da cuenta de que sus padres no son figuras presentes. Es entonces, cuando una debacle, cuando tsunami arrasa todo el corazón de un hijo. Cuando se trata de un niño o de un adolescente entonces la catástrofe es total y es cuasi imposible construir una relación de confianza con un hijo adolescente.

No es imposible, pero tampoco fácil construir una relación de confianza con un hijo adolescente

No lo expongo aquí con el ventajismo de la redacción literaria, sino que por desgracia y por suerte he podido ser testigo desde hace casi 20 años de evidenciar cómo cuando una madre no sabe construir una relación de confianza con un hijo adolescente, entonces lo que sucedía es que la separación de ese hijo llegaba a una distancia que, en muchas ocasiones, era insalvable.

¿Por qué la dichosa “presencia”? Porque quid de la cuestión es precisamente ese. Puede ser que busques en Google ahora mismo ideas o enlaces que te dirijan a páginas webs milagrosas en las que te cuenten qué es lo que tienes que hacer para construir una relación de confianza con un hijo adolescente. Pero lamento recordarte un secreto y es que educar a un hijo no tiene nada ver con aprender a cocinar un buen plato de verduras. No es igual, porque precisamente ese plato de verduras solo puede ser cocinado por un único y única cocinera, es decir, es imposible recetar fórmulas mágicas. No, no puedes ver videos de YouTube y directamente aplicar el contenido que estás visualizando. No puedes leer libros en los que te dicten el camino.

Solo existe un camino para construir una relación de confianza con un hijo adolescente.
Ese camino es inimitable.
Es una fórmula secreta entre hijo y padres.
No se puede replicar a otros casos.

Construir una relacion de confianza con un hijo adolescente

“Entonces Alejandro, tú tienes libros, canal de YouTube y blog haciendo precisamente eso, ¿por qué te contradices?”

Efectivamente, en una primera aproximación pudiera parecer una contradicción, pero es justamente, al contrario, si has tenido la oportunidad de asistir a una exposición o formación en la que participo o si has leído cualquiera de mis dos libros o si has visto un video de mi canal de YouTube habrás podido comprobar como siempre cuando me centro en cómo construir una relación de confianza con un hijo adolescente me focalizo de manera insistente en el mismo aspecto:

Para construir una relación de confianza con un hijo adolescente es necesario y fundamental la formación, es decir, leer libros, acceder a contenido de calidad, ver videos, leer blogs, escuchar podcast, pero siempre desde una inamovible premisa o instrucción si quieres, que es siempre la de traducir todo el contenido a la individualidad inimitable de tu caso en cuestión.

Una misma conducta en dos chicos distintos pueden esconder dos significados bien distintos. La capacidad de cada madre y de cada padre en traducir toda la información y aprendizaje de los contenidos para aplicarla al caso concreto de su familia, será la clave.
Sin embargo, siempre hay un elemento común para la totalidad de los casos y esta es la presencia.

Sin “presencia auténtica” es imposible construir una relación de confianza con un hijo adolescente.

Por lo tanto, puedes aprender y pensar sobre cómo establecer límites o reforzar el sistema normativo o entender cuál es tu estilo educativo o a identificar el nivel de competencia emocional de tu hijo o…un sinfín de contenido que, sin duda es muy relevante, pero la realidad es que, si tu hijo no siente que tiene un padre o una madre presentes en su vida, entonces de poco sirve todo el contenido o medallas que uno se pueda auto otorgar.

Se trata de presencia.
Si quieres construir una relación de confianza con un hijo puedes empezar por revisar si tu hijo siente que estás presente.

¿Cómo se hace eso? ¿Cómo sé que mi hijo siente que estoy presente?
Bueno, lo más básico y fácil es ir ahora mismo a su habitación y preguntarle directamente. Sí, es posible que se quede boquiabierto y te pregunte si estás enferma o si te vas a morir pronto o cosas peores, si has fumado cosas ilegales, pero después de disfrutar de su incredulidad la vía más fácil es preguntarle directamente.

Una vez tenemos su respuesta, el siguiente paso es realizar un análisis pormenorizado de esta cuestión. No se trata de apuntar cuántas horas a la semana pasas con tu hijo, ni siquiera de cuántas actividades estupendas sois capaces de compartir juntos, no se trata de nada de esto. recordemos que estamos queriendo conocer una buena estrategia para construir una relación de confianza con un hijo adolescente y esto no se consigue del día a la mañana.

Si lo que te tiene preocupada o preocupado, si lo que de verdad te inquieta es construir una relación de confianza con un hijo adolescente la presencia a la que me refiero está centrada en estos 3 puntos esenciales.

  1. Sentirse protagonista de tu vida. Imagina que mañana una productora de cine te propusiera realizar una película sobre tu vida. Una biopic si quieres. Para continuar con la metáfora es muy útil responderse a esta pregunta: en esa película en la que se hablara de toda tu vida, tu infancia, adolescencia, familia de procedencia, escuela, trabajo, amores, hijos, … ¿Cuánto minutaje o presencia tendría tu hijo? Si quieres construir una relación de confianza con un hijo adolescente la clave es saber si tu hijo se siente parte fundamental de tu vida. No se trata de que le repitas lo mucho que le quieres, se trata de comprobar si él se siente protagonista. El papel central de esa película eres tú, pero ¿él o ella son parte fundamental? Me canso de ver películas biográficas en la que los hijos casi ni aparecen.
  2. Conocer sus intereses. No se trata de que ahora de repente te guste el trap o esas músicas que no son música. (Sí, ya lo sé, pero lo siento, la música es mi pasión y a veces caigo en la intransigencia). Se trata de mostrar interés por sus intereses, pero fíjate, la cuestión no es que de repente te pongas a escuchar su música con él como si fueran los deberes que te han mandado, se trata de que desde dentro nazca en tu el interés por comprender y entender qué es lo que ve tu hijo en esos intereses. Construir una relación de confianza con un hijo adolescente no es una obligación, debería ser un anhelo. Algo así como empezar a descubrir la razón por la que tu hijo no sale del Drill Techno Neo Dance y es ahí cuando a tu hijo le entra la vergüenza por desnudar sus intereses y pasiones. Es como cuando te contaba esas historias que se inventaba de aviones y dinosaurios y princesas y dragones y que tú escuchabas con pasión. Es que sienta la genuinidad de tu interés.
  3. Horas. Para construir una relación de confianza con un hijo adolescente se necesitan horas. Sí, hay modelos de padres y madres que no pueden estar presentes físicamente por muy distintas razones. Aún así, en mis conferencias siempre comparto un ejemplo real de un padre que trabajaba en el extranjero y que, sin embargo, consiguió ser un padre totalmente presente. Si tú sí puedes estar presente físicamente, entonces, por favor, nada de tiempo de calidad. No. Se trata de algo más directo: TIEMPO. Pasa tiempo con tu hijo. Viendo un árbol en el parque o sentado en la parada del autobús, me da igual, aparca un poco el móvil por favor. Cada segundo cuenta. Sin obsesionarnos. Pero, cada segundo cuenta. Dentro de poco se irá de casa y ya no querrá compartir contigo las tardes del martes.

Quizás, si lo que quieres es construir una relación de confianza con un hijo adolescente, la mejor y mayor técnica posible es que vayas ahora mismo a donde esté tu hijo y te sientes en el sofá con él o te tumbes en su cama y te ponga esa música desquiciante.

Comparto contigo una experiencia secreta, a mí, al final, de tanto interesarme por los intereses de los adolescentes con los que trabajo en despacho me ha acabado por…hasta resultar no tan malo el Drill Techno House Dance Chimpún. Lo que yo siempre hago para construir una relación de confianza con un hijo adolescente de cualquier familia es aproximarme a sus intereses.

Por lo tanto, lo importante y lo fundamental es que sea un deseo genuino que tengas como madre y como padre, el querer, de verdad construir una relación de confianza con un hijo adolescente y no tratar de impostarla.

Con los casos puestos escuchando música tremenda, a 26 de abril de 2024

Dedicado a los músicos que no saben de música

Recomendación musical: Bach, siempre Bach.

Scroll al inicio

Suscríbete a mi newsletter, te enviaré las novedades para que no pierdas detalle de todo el contenido

Suscríbete a mi newsletter, te enviaré las novedades para que no pierdas detalle de todo el contenido.